Uploader: Alfie
Country: Japan
Uploaded: Jun 23, 2018
Price: Free

Please, verify you are not robot to load rest of pages

equilibrio hidroelectrolitico - pdf free download

Extraído parcialmente de Rejas J, Fidalgo LE, Goicoa A, Glez Montaña JR. Aplicaciones de fluidos en veterinaria.
Valencia: Consulta de Difusión Veterinaria. 2001. ISBN: 84-931636-1-9.
Equilibrio hidroelectrolítico: bases fisiológicas y fisiopatológicas
El agua constituye el componente mayoritario del organismo, pudiendo suponer hasta un 60% de la masa
corporal en los animales adultos y hasta un 80% en los jóvenes.
DISTRIBUCIÓN CORPORAL DE LÍQUIDOS
El agua se encuentra distribuida en dos compartimentos principales: el intracelular, que contiene el líquido que
se encuentra en el interior de las células y el extracelular, que comprende el líquido situado en el exterior de las
células. El compartimento intracelular contiene dos tercios del agua corporal total y el extracelular el tercio restante. Estos dos grandes compartimentos están constituidos a su vez por diversos subcompartimentos; así el
extracelular incluye el líquido intravascular (plasma sanguíneo y linfa) y el líquido intersticial que representan aproximadamente ¼ y ¾ del espacio extracelular, respectivamente.
Existe otra fracción importante de líquido, habitualmente incluida en el compartimento extracelular, que se denomina líquido
transcelular e incluye el líquido cefalorraquídeo, líquido intraocular, y líquidos de los espacios serosos, así como los líquidos pleural, sinovial, peritoneal y pericárdico. En conjunto, este compartimento representa alrededor del 1 al 3% del peso
corporal.
COMPOSICIÓN DE LOS LÍQUIDOS CORPORALES
Existe una notable diferencia en la concentración de los iones entre los compartimentos intracelular y extracelular (tabla 1). El catión más importante del líquido extracelular es el sodio (145 mmol/l), y el anión más abundante es el cloro (104 mmol/l) seguido del bicarbonato (24 mmol/l). La osmolaridad total del líquido extracelular
(tanto plasma como líquido intersticial) es de aproximadamente 300 mOsm/l.
La composición de los principales compartimentos extracelulares, plasma y líquido intersticial, es muy parecida. La diferencia más importante entre ambos compartimentos es la presencia de una alta concentración de proteínas en el plasma. Las proteínas son los únicos solutos plasmáticos que no pueden atravesar la pared capilar;
su restricción al plasma es la responsable de los gradientes osmóticos existentes a través de las paredes capilares
que contrarresta la presión hidrostática en el capilar sanguíneo. Los efectos opuestos de la presión hidrostática
plasmática y la presión osmótica de las proteínas determinan la distribución de líquidos entre los compartimentos intra y extravasculares.
[1]
Extraído parcialmente de Rejas J, Fidalgo LE, Goicoa A, Glez Montaña JR. Aplicaciones de fluidos en veterinaria.
Valencia: Consulta de Difusión Veterinaria. 2001. ISBN: 84-931636-1-9.
La composición del líquido intracelular varía en función de los diferentes tejidos, aunque mantiene en todos
ellos sus características principales. En general, el principal catión del líquido intracelular es el K+, mientras que
las concentraciones de Na+, Cl– y HCO3– son relativamente bajas. En este caso, el cloruro no es el principal
anión intracelular y la electroneutralidad (esto es, el número total de cargas positivas debe igualar, virtualmente,
el número total de cargas negativas) es mantenida por las cargas negativas de las moléculas proteicas.
Ya que el mantenimiento del equilibrio hídrico entre los líquidos intra y extracelulares está determinado por la
distribución de los solutos impermeables, las proteínas citoplasmáticas determinan en gran parte el volumen del
compartimento intracelular. El sistema está en equilibrio cuando la osmolaridad de las proteínas intracelulares se compensa
con la concentración del sodio extracelular. Existen una serie
de factores que influyen en esta composición. Uno de los más
importantes es la acción de la enzima ATPasa/Na+-K+, presente en la membrana celular, que transporta activamente el potasio al interior celular y el sodio al exterior, manteniendo concentraciones elevadas de potasio y bajas de sodio en el interior
de la célula.
Iones
Plasma

• Na+
145
• K+
4
• Ca++
2
• Mg++
1
• HCO3–
24
• Cl–
104
• SO4=
0,5
• PO4H=
1
• Proteínas
1,5
• Aniones orgánicos
6
Líquido
intersticial
140
4
1
1
28
108
0,5
1
<1
8
Líquido
intracelular
14
150
<1
20
10
5
1
50
5

Tabla 1. Concentración iónica de los líquidos plasmático,
intersticial e intracelular (mmol/l).
Presiones osmótica y oncótica
Ósmosis y Presión osmótica. El proceso por el que el agua difunde a través de las membranas biológicas se
denomina ósmosis. Cuando las membranas, que son permeables al agua, separan concentraciones diferentes de
partículas, el agua puede difundir a través de la membrana desde el área con menor concentración de solutos al
área donde se encuentran más concentrados. La presión osmótica de una solución está determinada por el
número total de partículas en cualquier lado de la membrana, independientemente del tamaño o naturaleza química de éstas. Se ha de destacar que cada molécula disuelta -ya sea una molécula de glucosa, una molécula proteica de gran tamaño o un ion sodio- contribuyen casi por igual a la presión osmótica de una solución.
Otras sustancias de alto peso molecular que se encuentran en los líquidos corporales también se añaden al número total de partículas presentes e influyen en la presión osmótica. Tales sustancias, normalmente, no son difusibles y por ello no pueden atravesar las membranas excepto en el caso de su paso por endocitosis. La presión
osmótica producida por las partículas no difusibles se denomina presión coloidosmótica, o presión oncótica.
La presión oncótica plasmática tiende a causar ósmosis de líquido hacia dentro de la membrana capilar. Como
ya se ha comentado, esta fuerza es la presión osmótica causada por las sustancias no difusibles a través de las
paredes capilares, como es el caso de las proteínas, principalmente las albúminas. A pesar de que los valores de
esta presión son bajos tiene una gran importancia en el intercambio de líquido a través de la pared capilar, dado
que las proteínas plasmáticas están limitadas esencialmente al espacio intravascular. No obstante, pequeñas
cantidades de albúmina pueden escapar desde los capilares hacia el espacio intersticial donde ejercerían una
pequeña fuerza osmótica denominada presión coloidosmótica intersticial.
Puesto que la presión oncótica intersticial es mucho más baja que la presión oncótica plasmática, en la mayoría